Golpe de Estado del 1973

La mañana del 11 de septiembre del 1973, la historia de miles de personas cambió rotundamente.

Luego de la toma militar de Valparaíso y la comunicación de un posible golpe de estado, Salvador Allende se dirige al palacio de la Moneda a eso de las 7:30. Minutos después, se escuchan en todos los hogares la intervención radial por parte de Augusto Pinochet, en donde se daba el aviso de la sublevación de las Fuerzas Armas en contra del ‘‘gobierno marxista’’, dando paso al primer ataque terrestre en contra del edificio presidencial.

Cerca de la once de la mañana, mientras el edificio se encontraba totalmente custodiado por el Ejército, Allende se dirige al pueblo mediante la Radio Magallanes, cuya transmisión era la última en no ser interceptada por lxs militares, ahí da el conocido ‘‘último discurso’’, en donde da a conocer que no renunciará y se mantendrá firme en su cargo.

Al mediodía, aviones Hawker Hunter despejan en dirección a la Moneda, y luego de sobrevolar el lugar, atacan con cohetes ‘‘rockets’’ el edificio durante 15 minutos, destruyendo gran parte de la infraestructura y ocasionando incendio dentro del recinto.

Minutos después, militares encontrarían el cuerpo muerto de Allende, junto a su AK-47 regalada por Fidel Castro.

Desde ese momento, cambio rotundamente la historia, empezando diecisiete años de torturas, asesinatos y desapariciones forzosas por un régimen fascista, el cual perdura hasta el día de hoy en una Constitución que mantiene reprimido al pueblo, negándole a libertad a las personas y llenando de pena a aquella gente que hasta el día de hoy no encuentra justicia por sus familiares asesinadxs, viendo como lxs causantes de estas masacres siguen gozando de privilegios, siguen gozando de libertad, la libertad que nunca existió para el pueblo.

En memoria de todas las víctimas de la Dictadura Militar y su legado que aún perdura.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *