Boletín ”La Bomba” N°33 – Agosto 2019

En este nuevo boletín-compilado de acciones de violencia política
rescatamos hechos desarrollados en el mes de Junio, Julio y Agosto. Para
esta editorial queremos enfocarnos en solo uno: En el ataque con
poderosos paquetes bomba realizado por un grupo de acción anarquista el
26 de Julio del presente año.

El atentado fue contra una comisaría y el ex ministro Rodrigo Hinzpeter.
El primer paquete bomba estalló en su objetivo hiriendo a ocho policías
y desatando el pánico entre el enemigo de uniforme. Paralelamente cuando
el segundo fue descubierto este ya estaba en la propia oficina del ex
ministro. De forma fortuita el bastardo no lo abrió porque salió a
almorzar, durante ese tiempo el GOPE ya había llegado para realizar las
clásicas diligencias, acordonando el área y desalojando a las personas.
Si no hubiese sido por el azar, la llegada de la policía solo hubiese
sido para estorbar el trabajo del Servicio Médico Legal.

Durante el día los informes de la prensa se vuelcan a los hechos
descritos y comienza la “paranoia” en las calles, objetos sospechosos
que no son nada y avisos de bomba, por ejemplo en la estación Lo Espejo
del Metro Tren Nos. Este hecho a diferencia de la “paranoia” puede haber
sido aprovechado por anónimxs para seguir manteniendo en alerta al poder
y a sus ya vulnerados policías.

A los días, la acción es adjudicada mediante un comunicado enviado a
webs anárquicas, cuando lxs compañerxs de Contra Info publicaron el
texto solo pasaron un par de horas para que los medios de prensa tomaran
el material y comenzaran a formular sus propias notas. “Adjudicación de
bombas reivindica a anarquista muerta hace dos décadas”, haciendo
referencia a Claudia López. “¿Quiénes son los prisioneros evocados por
el grupo anarquista que se adjudicó atentado en Santiago?”, Juan Aliste,
Marcelo Villarroel, Juan Flores, Joaquín García y Tamara Farías son los
compañerxs. Por último destacamos la nota titulada “Supuestos autores de
carta bomba y movimientos estudiantiles comparten referentes”. Donde se
aprecia un trabajo de compilación de ideas y acciones para formular el
artículo.
Sin duda por la envergadura del atentado, este iba tomarse la agenda de
los días en los medios de prensa y los gobernantes saldrían a dar muchas
declaraciones, supuestos expertos hablando de seguridad y de cómo la
inteligencia no se anticipa ante posibles atentados. La ANI que vale una
mierda y el ferviente llamado a aprobar la Ley Antiterrorista. Esto
último bien comentado en las rr.ss. y hasta en espacios concientes y
revolucionarios. Llegando a decir sin tapujo que el atentado era un
voladero de luces para la aplicación de la ley, en definitiva un
montaje.

Y nosotrxs les preguntamos: ¿Ante un certero atentado o la agudización
misma del conflicto? ¿Qué se espera? Evidentemente el poder ocupará sus
plataformas para condenar los hechos y aplicar sus leyes represivas, es
cuestión de mirar al pasado, cuando las Fuerzas Rebeldes y Populares
Lautaro agudizaron su estrategia de guerrilla urbana en nuestro
territorio, el gobierno de la época respaldó y dio todas las facultades
a sus agentes para atrapar vivos o muertos a lxs combatientes, siendo la
lista de compañerxs encarceladxs y muertxs no menor, hasta civiles
cayeron por las balas policiales, ejemplo en el Caso Apoquindo.

Ante los ataques actuales el gobierno va a responder, es natural. En el
caso de la Ley Antiterrorista, esta facultará tener agentes encubiertos,
se interceptarán llamadas telefónicas, se tomaran fotografías y se
realizarán entregas vigiladas, entre otras. Pero, ¿y esto acaso no
ocurre actualmente? Desglosando, claro que si. Sapos, delatores,
colaboradores ha habido siempre (recomendamos leer el reportaje de hace
poco de CIPER y la entrevista publicada en El Desconcierto: “Habla la
informante de la fiscalía que develó el vínculo entre Arias y el
Ministro del Interior”), las interceptaciones y fotografías también, es
cosa de acceder a alguna carpeta investigativa de algún compañerx que
haya estado en prisión, por último, las entregas vigiladas, en el pasado
La Oficina ocupó esa estrategia para desarticular en Enero del año 1992
al grupo de guerrilla urbana Destacamento Mirista Pueblo en Armas, esto
último creemos sería un tema para ponerle ojo.

Con estas breves reflexiones finalizamos esta nueva entrega, esperando
que este tenga una buena acogida por los lugares y manos que circule.
Los dejamos atentxs al próximo número especial, que ya se encuentra en
la puerta del horno.

Editorxs del Boletín “La Bomba”.
Agosto 2019, Chile.

Descargar Boletín: La Bomba N33 Agosto 2019